Bipolaridad Oriental

Los uruguayos somos sorprendentes. En general nos tiramos para abajo, hablamos del paisito, que somos pocos, tendemos a ocultar el éxito; cuando nos preguntan cómo andamos, decimos: -Bien, por ahora-, o -Gracias a Dios, bien-; no nos gusta la gente presumida, ni atropelladora. Somos así, qué le vamos a hacer.

Sin embargo he hablado con unos cuantos amigos sobre el partido del Sábado y todos, sin excepción, hablan como si fueran de otro país. – El sábado les metemos dos-. Otro, el moderado, me dijo – va a estar bravo pero podemos-. – Los matamos- me dijo uno que parecía sacado de sí. En fin, parece que aquella humildad celeste se ha transformado en un optimismo espumoso.

No entiendo qué está pasando. Es evidente que la autoestima de los porteños está devaluada y la de los uruguayos en plena burbuja de frenesí.

Supongo que es la situación económica o el prestigio de la última copa del mundo, la final de la sub-17 o, quizás Peñarol, nos sé.  La realidad es que mis compatriotas están con un ánimo espectacular.

Los uruguayos somos así de impredecibles. Un día andamos como un bichito de la humedad y al otro como un león africano. Ojalá dejemos esa bipolaridad y encontremos el punto medio donde las cosas no se den sólo por milagro, ni garra, sino por ser simplemente mejores.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Comunicación, vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s