-Primera crónica del mundial- 12 de junio de 14

¿Si un defensa brasileño le hubiera cometido la misma falta a un croata dentro de su área, el japonés hubiera cobrado penal?

¿Si el codazo que le pegó Neymar a Modric, lo hubiera pegado un croata a un brasileño, lo hubiera echado?

Esas son las preguntas que me quedan en la cabeza después de ver la inauguración del mundial.

Me encantó Croacia. Me parecieron tipos con mucha carácter y seguramente clasificarán en el grupo. Se lo merecen. Los brasileños son una muestra clara de la situación social de Brasil. Injusta y desigual.

Como todos, hace días que espero el mundial. A las 3 y pico de la tarde me acomodé frente al televisor, estufa prendida, coca cola despidiendo burbujitas en sentido vertical, el Marqués echado frente al calorcito del fuego, Alejandra haciendo preguntas insólitas, todo preparado para ver una fiesta inaugural inigualable considerando la fama del carnaval brasileño. El resultado me dejó con ganas de más. Una inauguración descafeinada, la J Lo con mejor figura de lo esperado, pero nada de lo que había imaginado. Pensé que habían apurado la fiesta para darle paso al plato fuerte, el partido, pero éste también me decepcionó.

Brasil me pareció un cuadro más. No vi al futuro campeón en la escuadra canariña. Sin embargo, Croacia superó mis expectativas. Mostraron un gran carácter, una gran disciplina y son mucho más aguerridos de lo que cualquier periodista deportivo advirtió en el manojo de futurismo arrojado antes del punta pié inicial.

¡Qué quilombo hay en Brasil! Se nota que la cosa no está siendo muy favorable con la Dilma Rouseff.

Me acabo de enterar por la televisión que Nishimura no seguirá arbitrando en el mundial. Esto sería lo justo si Nishimura no fuera japonés. ¡Ojo que con los japoneses no se jode! Si el samurái se siente ofendido en su honor puede cometer una locura. No sigan diciendo que fue un chanta. Estos epítetos se les pueden decir a los argentinos, a los uruguayos, a cualquier sudamericano, europeo o africano, pero no a un japonés. A ver si tenemos un drama mundial.

Hagamos borrón y cuenta nueva, no sigamos echándole la culpa al pobre Nishimura, que quizás sea pariente de Nishikori por parte de los Nishi, porque el hombre no se debe estar sintiendo nada bien. ¿Se imaginan ver en la tele mil veces la repetición del penal donde el brasilero se tira al piso sin que nadie lo toque, y ver a Neymar pegándole un doble codazo a Modric y darse cuenta del error, una y otra vez?

Si fuera por mi, a Nishimura lo dejarían en el mundial, es más, lo pondría de árbitro de la final. Estoy seguro que un japonés de ley, como debe ser, no cometería dos veces el mismo error. La humanidad mostraría una señal de evolución si, en vez de castigarlo mandándolo de vuelta a casa, apoyara al nipón en un momento como éste.

El que no me gusto de verdad, y con él no corremos los mismos riesgos que con el japonés, fue Luiz Felipe Scolari; se pasó todo el tiempo incordiando al cuarto árbitro con errores del juez y después del partido cuando le preguntaron si creía que el penal fue penal contestó: – si el juez cobró penal, para nosotros fue penal-. ¿Qué hacías protestando, chantún?

Bueno, termina la crónica del primer partido del mundial. Mañana juega mi país de adopción contra Holanda. Partidazo si los hay. El sábado tenemos el debut de Uruguay. Semana agotadora si las hay.

Me despido hasta mañana con las crónicas del mundial, una visión desde un punto de vista muy personal.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s