Archivo de la etiqueta: uruguay

Segunda Crónica del Mundial 14 de Junio 2014

Tamos en el horno:

Ivan Eginsson Eysturland, el hincha de Uruguay de las islas Faroe ha desaparecido. La última vez que lo vieron fue corriendo hacia el acantilado donde filmó el comercial de OCA.

Después de ver el debut de Uruguay y con el partido que están jugando Inglaterra e Italia la única forma que le queda a Uruguay de mantener cierta dignidad es declarando una epidemia de fiebre amarilla en la concentración y venirse, lo antes posible, de vuelta a casa.

La culpa la tienen los periodistas deportivos que nos sacan filo como a una cuchilla, nos emocionan y nos hacen caer en la trampa. El técnico de Costa Rica dijo que la táctica de su equipo estaba basada en la lentitud de los uruguayos. ¡Me quiero matar!

¿Y Coca Cola? … “es una señal”. ¡Qué señal ni señal! La señal es el resultado del debut.

Es todo un disparate, entramos al trapo como un toro. El éxito del 2010 fue gracias a que no teníamos ninguna expectativa; el Uruguay no se lleva bien con las expectativas. Nuestro juego es inversamente proporcional a las expectativas. El partido de hoy lo demuestra claramente.

¿Y qué me cuentan del pobre fisioterapeuta de Inglaterra? Cuando Sturridge metió el gol del empate, saltó y se rompió el tobillo. Es joda.

Acaba de meter un gol Balotelli!!!!

A ver… el tema es ya, hoy mismo!!! Hay que declarar zona de emergencia a la concentración de Uruguay. Fiebre Amarilla!!! Que todos los que están ahí sean trasladados, de forma urgente, al aeropuerto más cercano y, aunque fueran en un avión militar, los tienen que mandar de vuelta a casa. No tenemos ninguna chance de salvar nuestra dignidad de otra forma. Prefiero que el planeta hable de la mala suerte y hasta, quizás, crean que el mal desempeño contra Costa Rica fue por una cuestión pre sintomática.

Como esta crónica es absolutamente subjetiva no tengo porqué, ni ganas de comentar ningún otro partido del mundial. Es más, perdí total interés por el mundial. España, mi segunda patria, marchó cruelmente, 1 a 5. Uruguay, la primera, 1-3 pero contra Costa Rica (la gente creía que allí no jugaban al fútbol).

¿Viste cuando vas caminando por la cinta mecánica en los aeropuertos? Vas a una velocidad fenomenal comparado con los que caminan nomás. Cuando veo los ida y vuelta del partido de Inglaterra e Italia parecería que corrieran por esas cintas. Van a tal velocidad que me sigue pareciendo que la Fiebre Amarilla es la única solución. “Tamos en el horno”.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad

Los cuatro mitos que los uruguayos debemos erradicar

ATENCIÓN: ESTO SE PUBLICÓ ANTES QUE SUCEDIERA TODO LO QUE SUCEDIÓ… LA INEVITABILIDAD DE UN DESASTRE ANUNCIADO

1)   Que “lucrar” es el fin de nuestra existencia.

2)   Que autoridad no es autoritarismo.

3)   Que en todo el mundo ocurre lo mismo.

4)   Que los que tienen robaron.

Que “lucrar” es el fin de nuestra existencia.

En una conversación con un –nativo- de La Pedrera, surgió el tema del Carnaval. Todos coincidimos que se va a arreglar cuando haya un mártir. Parece mentira, necesitamos que ocurra una desgracia para que las cosas cambien. Así lo sienten todos los que veranean en este lugar. Los excesos son la rutina. No es raro encontrar cuasi cadáveres tirados en la avenida principal, en estado de coma, recuperándose de la noche anterior. Es raro no ver gente en los matorrales haciendo sus necesidades. Todos los que salen de la playa hacen sus necesidades en el mismo lugar. Actúan como si fueran los primeros que encuentran un lugar apropiado para volcar sus excrementos. Un día de estos uno caerá en un pozo de arenas movedizas de excrementos humanos y desaparecerá. Probablemente sea éste el primer mártir que se espera para que -se arreglen las cosas-. Lo sorprendente es que los comerciantes argumentan con “el lucro” los disparates que ocurren. – ¡Hay que facturar!- dicen como si no hubiera ninguna otra razón que justifique el caos general.

Señores, primero está la población que viene a descansar, después están los comerciantes que, viendo que hay un mercado con necesidades, vienen a cubrirlas: supermercados, farmacias, carnicerías y lugares para comer y divertirse. Lo que no puede ocurrir, porque va en contra de todas las disposiciones legales, es que los comerciantes, en su afán de lucro, pongan a la población en situación de rehén. Porque esto es lo que está sucediendo. Unos pocos, con la excusa de lucrar, están haciendo de este lugar un verdadero infierno. Los propietarios están atrincherados para cuidar su propiedad privada. Nadie quiere quedarse en el dislate del carnaval; se quedan porque no les queda más remedio ya que la policía ha demostrado ser ineficiente e insuficiente.

A todos nos gusta que a la gente le vaya bien, pero no con este costo. No todo se mide en dinero, la felicidad también tiene componentes no medibles como la ausencia de miedo, la tranquilidad, el poder disfrutar de un paseo, la compañía de amigos; pero no es posible tener a una población aterrorizada para que cuatro comerciantes cuyo mantra es –facturar todo lo que se pueda- le hagan la vida imposible a los demás.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Que autoridad no es autoritarismo

Hace unos días un acomodador de coches insultó a una turista. El policía que se lo llevó volvió un rato después a solicitarle que le saliera de testigo si el reo lo denunciaba.  –¿Cómo si lo denuncia?- preguntó la sorprendida señora. El problema es que los intrusos de La Pedrera tienen todo el respaldo de las autoridades del Gobierno. Si un reo denuncia – abuso policial- es suficiente para que el Agente pase todo un día declarando y justificando sus actos. Es que en Uruguay, con este gobierno, cualquier cosa que se parezca a la época de los militares es censurado. Cuanto más nos parezcamos a los Tupamaros, mejor vamos por la vida.

En La Pedrera hay poca Policía en relación con la multitud de gente que entra para el Carnaval. Simplemente, si quisieran meter presos a los que desprecian las normas de convivencia, tendría que construir otra comisaría, la que hay hoy no daría a basto.

Los pocos intentos que ha habido para frenar excesos han terminado con los policías intimidados por los vándalos y corridos para su comisaría.

La policía no puede hacer nada, y no va a poder hacerlo si el Gobierno no le da herramientas y facultades para ejercer su autoridad.

Que en todo el mundo pasa lo mismo:

Los que dicen eso no han estado en ningún lugar del mundo. No es así en Europa, ni es así en ningún lugar. No se dejen engañar. Lo normal es que la policía tenga autoridad y el respaldo del Ejecutivo. ¿A ver si alguien se anima de decirle una estupidez a un policía alemán, inglés, español o italiano? Los restaurantes en Marbella, ejemplo que todo el mundo usa, cierran a las 12 de la noche sus terrazas. Los que quieran hacer sobremesa tienen forzosamente que ir adentro; y a la una cierra. La prioridad la tiene la gente que está de vacaciones, no los comerciantes, ni los que vienen sin casa, ni carpa, ni lugar para quedarse.

Pero los uruguayos siempre tuvimos ese desfasaje; nunca supimos mirar al mundo de forma objetiva. Lo miramos desde la perspectiva de – campeones del mundo- en todo. No, no es así. El mundo es mucho más civilizado que nosotros. Vayan de viaje y defequen en un jardín ajeno, ya me contarán.

¿Que los países vecinos son peores? Puede que sí. ¿Y desde cuándo nos hemos medido con ellos? Les aseguro que en África hay países más atrasados y eso no quiere decir que tengamos que bajar el listón.

La idea es que tengamos buenos referentes para compararnos. Pero debemos coincidir que para ir empezando: debemos respetar al prójimo.

Que los que tienen robaron:

Este punto lo he dejado para lo último, aunque es quizás el más importante. En los últimos 40 años, el actual gobierno ha sembrado la semilla (inseption) que los que tienen un cierto bienestar lo lograron a costa de los que no tienen. Haberse esforzado para alcanzar un nivel de vida digno parece que es una frivolidad. Se ha estado martillando, una y otra vez, que hay que sacarles a los que tienen para repartir con los que no tienen.

Los Robin Hood de la sociedad uruguaya han envenenado a los incultos para que se hagan de los bienes ajenos. En Carrasco se ven más acomoda coches que coches. La Intendencia de Montevideo les otorga permisos en forma de chalecos naranjas para que ejerzan su trabajo. Sorprendentemente, desde que éstos señores deambulan por el barrio, se han multiplicado los robos, asaltos y toma de rehenes. Pero no es posible quejarse porque nuestro Presidente fue mucho más víctima que nosotros por haber estado preso; al menos así le contestó a unas chicas que le pidieron que hiciera algo, cuando volvían del velorio de una amiga que falleció por la falta de seguridad.

No, no es cierto que los que tengan hayan robado, o se haya aprovechado de la clase obrera como les están haciendo creer. La mayoría de la gente se ha ganado la vida con el sudor de su frente, unos pocos quizás hayan robado. Lo mismo pasa con la gente humilde; no todos son ladrones, quizás haya unos pocos que roben. Pero este Gobierno ha sembrado la semilla de la maldad, ha separado a los uruguayos entre los que robaron y los buenos, y la verdad es que ya no vivimos en paz. Todos tenemos miedo que nos roben, ricos, pobres, clase media o quien sea. Ya no vivimos en paz porque se ha instalado un sentimiento de rencor que no será fácil erradicar sin violencia. Y así vamos, como no podría ser de otra forma, si miramos la carrera profesional de nuestro Presidente.

8 comentarios

Archivado bajo Actualidad, vida

DEJA DE EXISTIR LA REPUBLICA DE URAGUAY

El partido de Uruguay y Paraguay, en primer lugar, servirá para que muchos “gringos” se enteren que somos dos países diferentes.

Los lazos históricos de los dos países son enormes. Nuestro máxima figura, José G. Artigas, vivió sus últimos 25 años en esta tierra hermana. Nos unen más cosas de las que nos separan. Pero somos dos. Juntos, en muchas cosas, pero no revueltos.

¡Cuántas veces habremos oído decir que la capital de Uruguay es Asunción! O, lo que es peor, muchos dicen URAGUAY, o sea, ni uno ni el otro.

Al menos esta final disparará una luz de cultura geográfica a una gran cantidad de ignorantes que pueblan el hemisferio norte.

No importa quien gane, el partido ayudará a mejorar la cultura general.

El mensaje del partido está claro, Uruguay es Uruguay y su capital es Montevideo; Paraguay es Paraguay y su capital es Asunción.

En cuanto al partido espero que Uruguay juegue con respeto, muy atento y sin ansiedad. Seguro que esa fórmula nos ayudará a jugar buen fútbol.

No sé quién ganará. Ojalá que el buen fútbol, el juego limpio y el que más lo merezca en los 90 minutos. Uruguay ha hecho un gran campeonato, pase lo que pase.

5 comentarios

Archivado bajo Actualidad, vida

… y ganó el muchachito de la película!!!


 

 

 

 

 

 

Creer que 10 uruguayos le ganaran a 11 argentinos, en su casa, con el estadio lleno, en la copa América, me parecía exagerado, pero ocurrió.

Otra vez el mundo entero festejó el triunfo del –muchachito- frente al villano. Los 3.3 millones mostraron que se puede contra 35 millones. 10 mostraron que se puede contra 11. El valor venció al poderío.

Salvo los argentinos, el mundo está feliz. Los uruguayos han demostrado que tener a los mejores del mundo no es suficiente cuando se juega contra un EQUIPO. La diferencia numérica no se notó. Incluso, en algunos momentos parecía que los charrúas eran más tocando y buscando un triunfo que, aunque agónico, llegó.

No vi a ningún uruguayo bajar los brazos. Todos, sin excepción, dieron la talla. Los uruguayos estamos encantados con el triunfo de David contra Goliat. El equipo ratificó lo hecho en Sudáfrica 2010.

Vean unas fotos que les dejarán un buen sabor de boca.

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, vida

Bipolaridad Oriental

Los uruguayos somos sorprendentes. En general nos tiramos para abajo, hablamos del paisito, que somos pocos, tendemos a ocultar el éxito; cuando nos preguntan cómo andamos, decimos: -Bien, por ahora-, o -Gracias a Dios, bien-; no nos gusta la gente presumida, ni atropelladora. Somos así, qué le vamos a hacer.

Sin embargo he hablado con unos cuantos amigos sobre el partido del Sábado y todos, sin excepción, hablan como si fueran de otro país. – El sábado les metemos dos-. Otro, el moderado, me dijo – va a estar bravo pero podemos-. – Los matamos- me dijo uno que parecía sacado de sí. En fin, parece que aquella humildad celeste se ha transformado en un optimismo espumoso.

No entiendo qué está pasando. Es evidente que la autoestima de los porteños está devaluada y la de los uruguayos en plena burbuja de frenesí.

Supongo que es la situación económica o el prestigio de la última copa del mundo, la final de la sub-17 o, quizás Peñarol, nos sé.  La realidad es que mis compatriotas están con un ánimo espectacular.

Los uruguayos somos así de impredecibles. Un día andamos como un bichito de la humedad y al otro como un león africano. Ojalá dejemos esa bipolaridad y encontremos el punto medio donde las cosas no se den sólo por milagro, ni garra, sino por ser simplemente mejores.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Comunicación, vida

La grandeza de Uruguay radica en su pequeñez

Colombia contra Brasil es un partido ciertamente muy importante para colombianos y brasileros. El resto del mundo permanece ajeno y no siente particular emoción por más que sea un partido entre dos países con más de 240 millones de habitantes.

Pero cuando juegan Uruguay y Argentina todo el mundo siente emoción. Se espera un partido fuerte, con valor, entrega, un súper espectáculo que nadie se quiere perder.

El clásico del Río de la Plata es un David contra Goliat,  el valiente contra el poderoso, un duelo en donde los dos dejarán la vida. Uruguay empezó a construir este mito en las dos finales del mundo que ganó contra Argentina primero y Brasil después; ganando 14 copas América, ganando dos Olímpicos cuando eran mundiales, y manteniendo la rebeldía como su única forma de entender el juego.

El clásico del Río de la Plata logra que los espectadores reflejen sus pasiones y sentimientos más profundos independientemente que sean uruguayos o argentinos. Es un clásico universal. Es uno de los más importantes del mundo.

¡Vamos Uruguay, que todos los soñadores de este planeta necesitamos que David le gane a Goliat para volver a sentir ese placer una vez más!

6 comentarios

Archivado bajo vida

URUGUAY, que no ni no…

Los uruguayos prestamos atención a pequeñas cosas que ningún otro ciudadano del mundo haría, por ejemplo, ver si nombran a Montevideo en el pronóstico del tiempo de CNN. La realidad es que la visibilidad de nuestro país es casi nula generando que nos confundan con los argentinos que sí tienen una gran exposición. Es decir, somos argentinos por defecto para quien no nos conoce.

El martes 3 de Mayo se jugó uno de los partidos de fútbol que más expectativa generó en los últimos tiempos, alcanzando 14.144.000 espectadores en la 1ª de TVE. No los voy a entretener con el partido que resultó ser el pasaje del Barcelona a la final de la Champions en Wembley el próximo 28 de Mayo.

Constantemente los locutores anunciaban el programa que vendría después del partido: Españoles por el Mundo, un programa que se emite todos los martes donde se ven testimonios de españoles que viven en el exterior (fuera de España). Esta vez el país elegido era URUGUAY. Sin duda, nunca tanta audiencia oyó el nombre de Uruguay como esta vez. Mas de 14 millones de personas quedaron expuestas a la marca Uruguay sin que se pagara un centavo y, si esa enorme masa de espectadores no cambió de canal, vieron imágenes extraordinarias de nuestro país.

El programa recogía el testimonio de seis españoles que viven en Uruguay. Un asturiano que canta en el Mercado del Puerto, gordo simpático que llevó de la mano a los periodistas por los rincones más pintorescos del marcado; una vasca que está totalmente incorporada a la vida montevideana al extremo de integrar una cuerda de tambores en su adoptivo barrio Sur; un asturiano paisajista que se dedica a exportar palmeras a Europa; una catalana enamorada de un uruguayo que guió a los periodistas por la extraordinaria singularidad de Cabo Polonio; un gallego que mostró Punta del Este como hace unos años se mostraba la costa española hablando de la Milla de Oro con precios excesivos para mi gusto; un periodista de EFE que guió a los periodistas por Colonia del Sacramento; el Sr. Bouza, un gallego dueño de la bodega que lleva su nombre, que entre lagrimas habló de la emigración de su época; y finalmente, otra mujer que se quedó a vivir en un hotel boutique de su propiedad en La Paloma, digno de envidia.

Las imágenes del Uruguay fueron espectaculares, mostraban lo mejor de nuestras costas y campos. Todos coincidían en que los uruguayos somos gente muy relajada, tranquila, educada y solidaria. El programa fue la mejor campaña publicitaria de nuestro país, sin lugar a dudas. Mostraron un país fantástico, con paisajes únicos y gente maravillosa; defendieron el patrimonio del tango uruguayo y destacaron la performance de nuestro equipo de fútbol en el último mundial. También reconocen un toque melancólico que tiene un punto muy atractivo a juzgar por sus dichos.

Pero todos coincidieron que es difícil lleva adelante proyectos en nuestro país. Nos ven como quedados y poco emprendedores. Se confirma que, en Uruguay, cuando alguien tiene una idea, se genera otra en sentido contrario que anula totalmente a la original.

2 comentarios

Archivado bajo Comunicación